string(14) "attribute >>>>" array(0) { }

Nunca Aprenderemos

string(14) "attribute >>>>" array(5) { ["width"]=> int(500) ["height"]=> int(313) ["file"]=> string(19) "2013/05/Android.jpg" ["sizes"]=> array(2) { ["thumbnail"]=> array(4) { ["file"]=> string(19) "Android-150x150.jpg" ["width"]=> int(150) ["height"]=> int(150) ["mime-type"]=> string(10) "image/jpeg" } ["medium"]=> array(4) { ["file"]=> string(19) "Android-300x187.jpg" ["width"]=> int(300) ["height"]=> int(187) ["mime-type"]=> string(10) "image/jpeg" } } ["image_meta"]=> array(10) { ["aperture"]=> int(0) ["credit"]=> string(0) "" ["camera"]=> string(0) "" ["caption"]=> string(0) "" ["created_timestamp"]=> int(0) ["copyright"]=> string(0) "" ["focal_length"]=> int(0) ["iso"]=> int(0) ["shutter_speed"]=> int(0) ["title"]=> string(0) "" } } array(5) { ["width"]=> int(308) ["height"]=> int(355) ["file"]=> string(21) "2013/05/monopoly2.jpg" ["sizes"]=> array(2) { ["thumbnail"]=> array(4) { ["file"]=> string(21) "monopoly2-150x150.jpg" ["width"]=> int(150) ["height"]=> int(150) ["mime-type"]=> string(10) "image/jpeg" } ["medium"]=> array(4) { ["file"]=> string(21) "monopoly2-260x300.jpg" ["width"]=> int(260) ["height"]=> int(300) ["mime-type"]=> string(10) "image/jpeg" } } ["image_meta"]=> array(10) { ["aperture"]=> int(0) ["credit"]=> string(0) "" ["camera"]=> string(0) "" ["caption"]=> string(0) "" ["created_timestamp"]=> int(0) ["copyright"]=> string(0) "" ["focal_length"]=> int(0) ["iso"]=> int(0) ["shutter_speed"]=> int(0) ["title"]=> string(0) "" } } array(5) { ["width"]=> int(650) ["height"]=> int(362) ["file"]=> string(36) "2013/05/Monopoly-Gratis-permisos.jpg" ["sizes"]=> array(2) { ["thumbnail"]=> array(4) { ["file"]=> string(36) "Monopoly-Gratis-permisos-150x150.jpg" ["width"]=> int(150) ["height"]=> int(150) ["mime-type"]=> string(10) "image/jpeg" } ["medium"]=> array(4) { ["file"]=> string(36) "Monopoly-Gratis-permisos-300x167.jpg" ["width"]=> int(300) ["height"]=> int(167) ["mime-type"]=> string(10) "image/jpeg" } } ["image_meta"]=> array(10) { ["aperture"]=> int(0) ["credit"]=> string(0) "" ["camera"]=> string(0) "" ["caption"]=> string(0) "" ["created_timestamp"]=> int(0) ["copyright"]=> string(0) "" ["focal_length"]=> int(0) ["iso"]=> int(0) ["shutter_speed"]=> int(0) ["title"]=> string(0) "" } } array(0) { }
news and informations automotive,business,crime,health,life,politics,science,technology,travelautomotive,business,crime,health,life,politics,science,technology,travel

Cuando hablamos de seguridad en dispositivos móviles no es necesario buscar mucho para encontrar opiniones, estudios e informes de expertos en los que se afirma que Android es el sistema más inseguro.

Android

Es cierto que Android está siendo el sistema operativo de dispositivos móviles más atacado, pero también hay que tener en cuenta que es el que mayor crecimiento ha tenido en los últimos años y el que mayor cuota de mercado tiene, lo que lo hace especialmente apetecible para los estafadores y creadores de malware.  Ya trataba este tema en mi presentación en el Primer Simposio Internacional de Seguridad en Android:

En cualquier caso, y aparte de las posibles deficiencias en seguridad que pueda tener Android, también es importante tener en cuenta que una buena parte de esta seguridad depende del usuario.  Concretamente de los permisos que el usuario esté dispuesto a conceder a la aplicación que está instalando o actualizando.

Cuando vamos a instalar o actualizar una aplicación en nuestro dispositivo, siempre nos mostrará los permisos que solicita esa aplicación y es nuestra responsabilidad conocer cuáles son esos permisos y decidir si seguimos adelante con la instalación o no.  Sinceramente, ¿cuántos de nosotros leemos en detalle todos los permisos que nos pide la aplicación antes de aceptar la instalación?  La concienciación y formación adecuada del usuario es fundamental para evitar desagradables sorpresas.

El último ejemplo lo tenemos en la aplicación Monopoly Gratis para Android:

Monopoly para Android

¿Quién no ha jugado alguna vez a Monopoly? ¿A quién no le gustaría poder jugar cómodamente desde su dispositivo? Y si además es gratis, mucho mejor.

Como todas las aplicaciones, cuando vamos a instalarla nos mostrará la lista de permisos:

Monopoly permisos

Si aceptamos sin leer podemos encontrarnos con que al llegarnos la factura del teléfono, hayamos enviado un montón de mensajes SMS a números premium con el gasto que implica.  Además, el envío de estos mensajes probablemente habrá pasado desapercibido porque la aplicación (con los permisos que nosotros le hemos dado) habrá podido bajar el volumen del audio para que no nos demos cuenta de lo que está haciendo.

Esta aplicación ya ha sido retirada de Google Play por estafa, pero antes se ha visto afectado un buen número de usuarios.  No siempre es posible protegernos frente a malware usando cortafuegos u otras soluciones técnicas, en algunos casos hay que poner en práctica el sentido común para evitar este tipo de engaños que entran más en la categoría de Ingeniería Social.